martes, 26 de diciembre de 2006

las chimeneas de Valencia

Muchos de los que pasan por delante de estas chimeneas y de otras tantas que se encuentran en pie en Valencia, desconocen tanto su origen como su significado, y no sólo los de fuera de la ciudad.
Por eso y por más cosas después de hacer alguna foto como la de arriba, con la Ciudad de las Artes de fondo, he investigado un poco y me he encontrado esto:

Nadie puede negar la belleza totémica de las dos torres de ladrillo, que se alzan próximas al hotel del Rey Don Jaime, en el mismo límite de la nueva ciudad. Se salvaron por puro milagro; y ahora llega la buena noticia de que también en Quart de Poblet permanecerá una de la Factoría Turégano, que data de 1920; manteniéndose también una acequia de riego que permanecerá iluminada.
En Valencia y en su entorno huertano se han derribado chimeneas que eran auténtico homenaje a un trabajo artesanal, muy nuestro, el de un pueblo que se familiarizó siempre con el barro y el fuego, que utilizó el ladrillo para sus casas y sus campanarios.
La rajola se empleó ya, en esta tierra, como material de construcción en la época romana; y en el pavimento la loseta adoptaba la forma de un paralelogramo rectángulo o romboidal que admitía plural colocación.
Las primeras citas sobre los rajolers aparecen en crónicas de 1307, en donde se especificaban los precios de los ladrillos. Sería en 1392 cuando Juan I instituyó el gremio de braceros, que incluía a los albañiles, pero los rajolers por el dominio específico consiguieron gremio independiente en 1484.
Resulta admirable pensar que levantaban las chimeneas sin necesidad de andamios, porque el albañil y su ayudante iban superponiendo les rajoles a su alrededor, se encerraban en ese espacio circular donde también sujetaban hierros a modo de peldaños y con soga y capazo, les proporcionaban el material.
El fin práctico lo dotaron de sutil estética; y las chimeneas muestran en su cara externa formas y dibujos perfectos, relieves en zigzag, hendiduras geométricas y hasta incrustaciones de azulejos, bien en una cenefa final o secciones simétricas.
Resaltar que Paiporta dio un ejemplo al salvar la antigua fábrica El Rajolar de Bauset con su altiva chimenea. La adquirió el Ayuntamiento en 1984 para convertir la edificación en museo. Mantiene el terrer , las balsas (hoy albercas), las eras, los espacios donde amasaban el barro y el horno.
Páginas vivas de historia y arqueología.

Me ha resultado muy interesante y espero que también os lo parezca a vosotros, el artículo está firmado por Mª Ángeles Arazo, y lo he sacado de aquí:

Artículo original en la página del periódico de Las provincias

0 comentarios:

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial 2.5 License.